Este proyecto surge como una iniciativa de dos empresas privadas, Alternatura e Ingema. En un viaje previo a Mauritania observamos la situación de abandono en que se encontraban muchos pozos ya construidos y decidimos emprender este proyecto. Consideramos que con pocos recursos se pueden lograr grandes resultados.